La Gastro Red

Cocina con estilo

Bundt mármol de vainilla y pistacho

Que los moldes de Nordic Ware© son una auténtica maravilla supongo que no es ningún secreto para cualquiera que haya caído en las garras de sus desmoldados absolutamente perfectos. Están fabricados en un aluminio fundido de alta calidad con una capa antiadherente que es la culpable de que aún luciendo aristas marcadas y formas imposibles, el resultado luzca siempre espectacular.
Tengo varios porque me tienen enganchada, pero llevaba tiempo suspirando por el Heritage, uno de los más clásicos de la firma y esta semana ha sido la elegida.

Llegó directo desde Lecuine, que además de una amplia variedad en moldes de esta firma, tiene un servicio post venta fabuloso y te lo envían por mensajería directo a la puerta de tu casa. El mío vino casi directo a la puerta del horno, porque estaba deseando hacer este bundt cake con efecto marmolado de vainilla y pistacho que ha durado un abrir y cerrar de ojos en casa.
Los bundt son unos moldes que tienen forma de corona con una zona abierta en el centro facilitando, por tanto, la circulación del aire y una cocción uniforme, pero para ello debes usar siempre la rejilla del horno en vez de la bandeja. Otro de los consejos útiles para un resultado perfecto es engrasar el molde con un spray antiadherente y, en mi caso, no me gusta ponerle harina para no generar esa película mate una vez desmoldados. Aseguraos, eso sí, de que sea sin gluten en el caso de que tengáis algún celíaco en casa. Muchos de ellos llevan harina incorporada o no certifican que estén libres de trazas.
Una vez fuera del horno, hay que dejarlo reposar en una rejilla metálica durante diez minutos exactos, ni uno más ni uno menos, después giráis el molde y voilà! No falla.<>
Para nuestro Marble de vainilla y pistacho vamos a tener preparados los siguientes ingredientes, todos a temperatura ambiente:

Bundt mármol de vainilla y pistacho
  • 220 grs. de harina sin gluten Mix Dolci de Schar
  • 120 grs. de almidón de tapioca
  • 2 cucharaditas (de café) de levadura sin gluten
  • 1/2 cucharadita (de café) de sal
  • 300 grs. de azúcar
  • 50 grs. de pasta de pistacho, sin gluten. En este caso he usado la de la marca Home Chef
  • 340 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 y 1/2 cucharadita (de café) de extracto de vainilla, sin gluten
  • 5 huevos medianos
  • 120 ml. de leche entera

Es muy importante que todos los ingredientes estén pesados, a temperatura ambiente y listos para ser usados para que podamos ir siguiendo los pasos sin que tengamos problemas con nuestra masa.

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º.
En un cuenco mezclamos la harina sin gluten, el almidón, la levadura y la sal. Tamizamos y reservamos.
En nuestra amasadora y con el accesorio pala, ponemos la mantequilla cortada en trozos y la batimos a velocidad media durante unos dos minutos, para que adquiera una textura cremosa y se vaya incorporando el aire en ella.
Pasado este tiempo, añadiremos el azúcar y subiendo un poco la velocidad, batimos durante unos 4 minutos.
Añadimos ahora la vainilla y vamos añadiendo los huevos. Para añadir los huevos es importante hacerlo de unos en uno, mezclando bien entre cada adición y añadirlos un poco batidos.
Una vez hayamos terminado con los huevos es momento de añadir la harina y la leche. Esto lo haremos intercalando tres adiciones de harina con dos de leche.
Una vez esté lista la masa, pesaremos y dividiremos en tres partes iguales. A una de ellas le añadimos la pasta de pistacho. Si queremos acentuar el color de la capa podemos añadir una punta de colorante en pasta, asegurándonos siempre que sea libre de gluten.
Ponemos en el molde una primera capa de vainilla y vamos alternando para conseguir el efecto mármol que vamos buscando. Sobre un paño, golpeamos un par de veces el molde contra la encimera para evitar que se nos formen burbujas de aire que estropeen el dibujo que forman las aristas.
Llevamos al horno por un espacio de 55-60 minutos. Al salir dejamos enfriar en rejilla y volteamos a los diez minutos sobre otra rejilla en donde lo dejaremos hasta que se enfríe totalmente.
El resultado salta a la vista. La mezcla vainilla y pistacho es súper sabrosa y al llevar una cantidad considerable de mantequilla, el bizcocho se mantiene jugoso durante más tiempo. ¿Te animas?
Feliz semana.
La receta está extraída de www.atkokken.com y modificada para adaptarla a la intolerancia al gluten.