La Gastro Red

Cocina con estilo

Pan de queso brasileño

La gastronomía brasileña no es muy conocida a nivel mundial aunque tiene platos y elaboraciones que son realmente impresionantes. Dentro de su amplio recetario, influenciado por las cocinas africanas, caribeñas y sudamericanas, nos encontramos con excelentes elaboraciones como la que os proponemos en este articulo, el pan de queso brasileño.

En Brasil es una elaboración muy popular y se vende no solo en supermercados sino también en bares y restaurantes o incluso en muchos de los puestos de comida callejera que encontramos en sus ciudades y pueblos.

Pan de queso brasileño

Para la elaboración de esta delicia brasileña necesitaremos estos ingredientes:

  • 500 gramos de harina de yuca o mandioca.
  • 400 mililitros de leche entera.
  • 100 gramos de queso rallado.
  • 3 huevos grandes.
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal (a discreción)

El supermercado seguramente no tendrá harina de yuca (también conocida como harina de mandioca), por lo que la mejor propuesta es ir al pasillo de cocina internacional de una gran superficie o de lo contrario buscarla en alguna de las tiendas especializadas en comida internacional que pueda haber en vuestra ciudad, una tienda de comercio justo o incluso por Internet.

Para preparar esta receta se usa harina de yuca o mandioca porque se caracteriza por ser muy fina y que proporciona al pan una textura inconfundible así como un tentador color.

Modo de elaboración del pan de queso

Comenzaremos vertiendo la leche en un cazo, agregaremos el aceite y pondremos el fuego medio hasta que todo comience a hervir. Cuando llegue el momento apartamos el cazo del fuego, incorporaremos los huevos y batimos hasta que todo quede mezclado de manera homogénea. Para ello, lo mejor es utilizar unas varillas, el resultado será mucho más rápido.

Posteriormente iremos añadiendo la harina tamizada junto a la sal y el queso rallado. Procuraremos que no se formen grumos y después amasaremos a mano hasta que la masa quede poco pegajosa. Mientras tanto podemos precalentar el horno a 180 grados para meter el pan justo cuando acabemos de prepararlo.

Sobre una bandeja de horno colocaremos un trozo de papel sulfurizado o papel para horno. Iremos amasando la masa y haciendo pequeñas bolas con las manos ligeramente mojadas para que la masa no se nos pegue a las manos y las vamos colocando sobre el papel especial.

Cuando las tengamos hechas todas y el horno haya adquirido la temperatura adecuada, meteremos la bandeja y la hornearemos durante unos 20 o 25 minutos, pero siempre prestándole atención a las bolas para que no se quemen, deben tener un ligero color dorado, pero nunca estar quemadas. Cuando estén listas las dejaremos enfriar en una rejilla y una vez frías ya pueden consumirse.

Como consejo os podemos recomendar que para que sean auténticamente brasileñas hay que utilizar el queso de Minas Gerãis, la principal región lechera del país, aunque si no conseguís ese queso puede servir otro como el parmesano.

Otras personas pasan una brocha con huevo batido por encima de las bolitas de pan para que quede con un llamativo tono dorado, pero eso es a gusto de cada uno.