La Gastro Red

Cocina con estilo

Platos típicos del País Vasco

El País Vasco es conocido internacionalmente por su alta cocina, con varios de los mejores restaurantes del mundo. La cocina vasca está repleta de deliciosos platos de pescado y marisco, debido a su ubicación en la costa del mar Cantábrico; aunque también tienen deliciosos platos elaborados con verduras o carnes de la región.

Estos platos que te presentamos a continuación, son solo algunos de la rica variedad de la gastronomía vasca. Disfrútalos con un vino blanco de la región, como el Txakoli.

Platos típicos del País Vasco

Porrusalda bilbaína

Ingredientes:

  • 1,5 kilos de patatas
  • 4 puerros
  • 4 dientes de ajo
  • 1/4 kilo de calabaza
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
  • Sal, al gusto

Elaboración:

Pelamos y cortamos las patatas en trozos pequeños, igual que la calabaza. Retiramos la parte verde de los puerros para utilizar solamente la parte blanca, que cortaremos en rodajas también finas.

Estas verduras las ponemos a cocer en una cazuela con agua a fuego alto, hasta que comiencen a hervir, y se deja cociendo mientras preparamos el resto del plato.

Por otra parte, en una sartén calentamos a fuego medio el aceite, y cuando caliente añadimos los ajos enteros para que se sofrían. Cuando hayan cogido color dorado, los sacamos de la sartén y los ponemos en un mortero para machacarlos.

Los ajos machacados, junto con el aceite del sofrito, se añaden a la cocción de los vegetales, para que cueza todo junto hasta que las patatas y la calabaza estén tiernas, aproximadamente unos 20-25 minutos.

Sazonamos el plato a nuestro gusto, y servimos muy caliente.

Bacalao a la vizcaína

Ingredientes:

  • 1,5 kilos de bacalao fresco troceado
  • 1/2 kilo de tomates maduros
  • 12 pimientos rojos secos
  • 3 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • Harina, para enharinar el bacalao
  • 3 rebanadas de pan duro
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharada de azúcar
  • Sal, al gusto

Preparación:

Ponemos en remojo los pimientos secos unas horas antes de preparar el plato para que se vayan rehidratando.

Quitamos todas las espinas que veamos del bacalao con ayuda de una pinza, y enharinamos cada tajada con harina hasta cubrirla por completo.

En una sartén amplia, añadimos un chorro generoso de aceite de manera que quede un dedo de espesor, y lo calentamos a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, freímos el bacalao para que se dore por los dos lados.

Sacamos el bacalao del aceite y lo dejamos reservado en un plato mientras hacemos la salsa.

Para la salsa, añadimos otro chorrito de aceite en una cazuela que ponemos a calentar a fuego medio, en la que vamos a añadir los dientes de ajo enteros y las rebanadas de pan. Cuando tanto los ajos como el pan estén dorados, los sacamos aparte, y los reservamos.

En ese mismo aceite, freímos las cebollas cortadas en juliana para que se sofrían. Mientras se van haciendo, escaldamos los tomates en agua hirviendo durante 1 minuto, y rápidamente los enfriamos en un recipiente con agua helada para que se detenga la cocción. Así es más fácil retirar la piel, y cortarlos en trozos.

Cuando la cebolla esté a medio hacer, añadimos los tomates picados y los dejamos freír despacio, removiéndolos de vez en cuando, hasta que estén reducidos.

Para contrarrestar la acidez de los tomates, añadimos una cucharada de azúcar, junto con un pellizco de sal, los pimientos escurridos en trozos, los ajos y el pan frito.

Vertemos una taza de agua y dejamos que se cueza todo junto hasta que la cebolla se haya ablandado, entonces todo el conjunto se pasa por un pasapurés para que la salsa quede fina.

En una cazuela plana, se pone la mitad de la salsa en la base, encima se colocan las tajadas de bacalao rebozadas, y se cubren con el resto de la salsa.

Ponemos la cazuela a fuego lento para que de el último hervor, y lo servimos caliente acompañado de unas rebanadas de pan para mojar la salsa.

Marmitako de bonito

Ingredientes

  • 1,5 kilos de patatas
  • 1/2 kilo de bonito fresco
  • 1 cebolla picada finamente
  • 1 pimiento verde picado finamente
  • 3 pimientos rojos picados finamente
  • 1/2 kilo de tomates maduros sin piel ni pepitas
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1 copa de coñac
  • 1 o 2 guindillas
  • 150 ml de aceite de oliva
  • Sal, al gusto

Indicaciones para hacer la receta:

En una cazuela amplia, ponemos a calentar el aceite de oliva a fuego medio, y cuando esté caliente, añadimos la cebolla muy picada, junto con los pimientos verdes y rojos.

Al cabo de 10 minutos, añadimos los dientes de ajo y los tomates troceados, y dejamos que se fría todo hasta que el tomate se haya reducido.

En este momento, añadimos las patatas cascadas. Esto quiere decir que metemos el cuchillo hasta la mitad de la patata, y tiramos para arrancar el trozo restante. Vertemos la copa de coñac y dejamos que se rehogue durante unos minutos.

Después de ese tiempo, lo cubrimos con agua y aumentamos la temperatura, para que cueza todo junto. Mientras está cociendo, limpiamos el bonito quitándole la piel y las espinas que veamos, y lo troceamos en trozos no muy grandes.

Después de 20 minutos, agregamos el bonito, la guindilla y sal al gusto. El bonito solo tarda unos minutos en cocerse, así que no lo dejes mucho. El plato debe quedar caldoso, si es necesario añadiremos más agua antes de retirarlo del fuego.

Antes de servirlo, probamos el plato y rectificamos de sal y guindilla si es necesario, y lo servimos muy caliente, junto con unas rebanadas de pan para mojar.